martes, 2 de febrero de 2010

Tus problemas, tú responsabilidad, tú culpa...


Y ahora es cuando te quejas, cuando quieres que te dejen en paz. Sí, justo ahora cuando todo está hecho, cuando ya dañaste lo suficiente y ya no queda más que intentar avanzar.

Ahora piensas que ellos tienen la culpa de todo porque sin más creen que pueden opinar sobre algo que no saben, que no les corresponde, que no entienden y que sin duda no sienten.

Ni tú entiendes porque te desquitas con otros si en el fondo sabes que sólo tú tienes la culpa por no haber callado, por haber buscado ayuda donde nunca la hubo y donde nunca la habrá, por haber permitido que entrarán en tú vida y a tus problemas, por haber creído que sentías cosas que no eran y que ya no serán.

Claro es más fácil jugar el papel de la víctima y dejar el drama a los demás, pero sabes que eso no va contigo porque no te sirvió y no te servirá porque todo lo que haya pasado estaba en tus manos.

6 comentarios:

  1. me gusta como te hablas,
    es una buena forma de ver la realidad
    no jueges a ser victima no juegues aser asesino
    ambos personajes son un fiasco!!!
    soorie por lo poco es la hora!!
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Que increible!

    Tantas veces senti exactamente lo mismo!
    Y las palabras que usaste son, sin duda, las perfectas para definir la situacion


    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Si coincido contigo eso de desquitarse con otros es terrible jajaja

    ResponderEliminar
  4. Realmente es muy bueno lo que escribistes, porque el "víctima" juega un rol que muchas veces confunde y por sobre todo trata de hechar las culpas a los demás, cuándo la culpa lo tiene él mismo.

    Un beso catta, ya hablaremos ^^

    ResponderEliminar
  5. La gran mayoría de las cosas corren por cuenta nuestra; quizás por eso es que cuesta tanto saber quién es la víctima o quién es el victimario... Razonable confusión.

    ResponderEliminar